miércoles, 17 de diciembre de 2008

Arcaismos y morfología en México

Arcaismos
La primera impresión que produce el español de México es que se trata de un habla conservadora. En efecto, no son pocos los casos en que el habla de México ha conservado modos antiguos de decir, sin dejarse influir por las innovaciones realizadas en otras zonas de la comunidad lingüística hispana. El hecho de que algunas voces o expresiones ya desaparecidas en el habla de España se sigan oyendo en México es la razón por la cual se ha señalado el arcaísmo como característica del español mexicano. Son arcaísmos respecto a España expresiones como: se me hace (me parece), ¿qué tanto? (¿cuánto?), muy noche, dizque, donde (usado como condicional en expresiones como: «Donde se lo digas, te pego»). Los arcaísmos resultan más evidentes en el vocabulario. Palabras ya olvidadas en España conservan vigencia en México: pararse (ponerse de pie), prieto, liviano, demorarse, dilatarse, esculcar, luego, recibirse (graduarse), etc.

Morfología
El español mexicano es tuteante. El pronombre "usted" se usa en gran medida como forma de respeto a adultos desconocidos o con un rango superior (jefe en el trabajo, profesores, gobernantes). La presencia del "voseo" es casi nula, salvo en algunas regiones del estado de Chiapas. Esta particularidad se sobreentiende, debido a que históricamente el estado de Chiapas no formaba parte de los territorios mexicanos, sino hasta la anexión de los estados de Centroamérica al Imperio de Agustín de Iturbide.